Una experta se pregunta si Brasil podrá regresar al futuro

Photo by Delorean Rental on Unsplash

En la exitosa película de 1985 de Steven Spielberg, “Back to the Future“, Marty McFly (interpretado por actor Michael J. Fox) retrocedió en el tiempo en un automóvil Delorean/máquina del tiempo de 1985 a 1955.

Mientras estuvo allí, tuvo una influencia positiva en su padre nerd, y luego fue de “regreso al futuro” a 1985. Para su agradable sorpresa, la vida de sus padres y su vida habían cambiado para mejor debido a los cambios que hizo mientras estuvo temporalmente en 1955. 

¿Tendrá el expresidente y ahora presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva (conocido como Lula) un final feliz similar?

Lula se desempeñó como presidente de Brasil durante dos mandatos entre 2003 y 2011. Cuando dejó el cargo el 1 de enero de 2011 tenía un índice de aprobación del 80%, según la encuestadora Ibope.

En ese momento, Lula tuvo éxito en la reducción de la pobreza en Brasil debido en gran parte al gasto del gobierno en programas sociales que fue posible gracias a una combinación de circunstancias económicas, una de las cuales fue el auge de las exportaciones de productos básicos. 

El 30 de octubre de 2022, Lula fue elegido para un tercer mandato por un estrecho margen frente al titular derechista Jair Bolsonaro (50,90% para Lula vs. 49,10% para Bolsonaro). 

Las condiciones sociales y económicas en Brasil son bastante diferentes ahora de lo que fueron durante 2003-2011. La economía global es diferente, y el mundo es distinto.

Los expertos brasileños han estado especulando sobre cómo se comparará el desempeño de Lula como presidente en su tercer mandato con los dos anteriores.

Valentina Sader es directora asociada del Centro Adrienne Arsht para América Latina del Atlantic Council en Washington, DC, donde dirige el trabajo del Centro sobre Brasil, Igualdad de Género y Diversidad, y administra el Consejo Asesor del Centro. 

El 16 de noviembre, SFMN tuvo una conversación virtual con Valentina para reflexionar sobre el futuro de Brasil una vez que Lula asuma el cargo el 1 de enero de 2023. 

Aunque Bolsonaro perdió las elecciones, el margen fue muy estrecho, lo que podría significar que podría influir en la política brasileña, como lo ha hecho Donald Trump desde que perdió las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2020.  Por un lado, Valentina cuestiona que Bolsonaro mantenga el poder político ya que la mayoría de los candidatos a alcaldes que apoyó en las elecciones de 2020 terminaron perdiendo.   

Por otro lado, algunos de los aliados de Bolsonaro fueron elegidos para el Congreso. Valentina atribuye tal paradoja a las elecciones “profundamente polarizadas” en Brasil.   

Según Valentina algunos de los exministros de Bolsonaro han sido elegidos para el Congreso y cargos estatales, “significativamente el gobernador del estado de São Paulo”, que es un exministro de Bolsonaro. 

Siendo este el caso, la influencia de Bolsonaro puede ir más allá de ser presidente y Lula tendrá que trabajar con los aliados de Bolsonaro en el Congreso y algunos gobernadores estatales durante los próximos cuatro años.

En un discurso de dos minutos dos días después de las elecciones, Bolsonaro, como Trump, no cedió ni felicitó a Lula, pero, a diferencia de Trump, dijo que su gobierno saliente trabajaría con el gobierno entrante de Lula en el proceso de transición.

Al momento de escribir este artículo, Bolsonaro tampoco ha intentado una insurrección al estilo Trump el 6 de enero. 

Valentina concluye que, en Brasil, la preocupación por la resiliencia de la democracia fue sentida por ambos lados del espectro político, mientras que, en los Estados Unidos, solo el Partido Demócrata expresó esta ansiedad. 

Otro factor significativamente influyente es que la comunidad internacional respondió “muy, muy” rápido para reconocer a Lula como presidente electo.  Por ejemplo, el presidente Biden llamó para felicitar a Lula unos 30 minutos después de que fuera declarado ganador.

Después del éxito de los dos primeros mandatos de Lula en la reducción de la pobreza, que aumentó durante el mandato de Bolsonaro junto con la desnutrición infantil. En cuanto a que Lula revierta la tendencia vista bajo Bolsonaro, Valentina dice que “todos se preguntan” cómo enfrentará Lula una composición del Congreso diferente a la que tuvo en 2003-2011.  Lula tendrá algunos desafíos por delante y Valentina cree que mucho dependerá de su selección de ministros para que lo ayuden a impulsar sus políticas en el Congreso.

Siguiendo el ejemplo de Marty McFly, Lula debe esperar que las mejoras en la sociedad brasileña experimentadas durante sus pasadas administraciones 2003-2011, afecten positivamente su futura administración 2023-2027.

Ed Kennedy tiene una licenciatura en economía de la Universidad de Nueva Orleans. Obtuvo una MBA de FIU en 2008 y una Maestría en Estudios de América Latina y el Caribe de FIU en 2019. En 2018, Kennedy se retiró de una carrera en seguro comercial y ahora trabaja para Miami-Dade College como tutor de escritura en inglés. También está estudiando para una maestría en Periodismo en Lengua Española en FIU.