La Serigrafía de la Gringa

Ashley en el barrio La Limonada con miembros de pandillas (Courtesy of Ashley Williams)

A la temprana edad de 17 años, Ashley Williams, originaria del estado de Tennessee, decidió visitar Guatemala luego de apadrinar a un niño en el país durante sus años de escuela secundaria. 

A su llegada y visita quedó muy conmovida y sorprendida por las condiciones del país y decidió quedarse de forma permanente y voluntaria.

Durante su trabajo voluntario se enteró de las circunstancias de un barrio de la Ciudad de Guatemala llamado La Limonada. El vecindario se encuentra en la Zona 5 de la ciudad y es conocido por su extrema pobreza y una gran influencia de pandillas.

Como nueva residente del campo y la ciudad, Ashley decidio visitar La Limonada y confirmar las historias de todos sobre el barrio.

Ashley y prisioneros liberados (Courtesy of Ashley Williams)

Cuando Ashley se acercó al vecindario, luego de que la dejara un autobús local de la ciudad, notó que el vecindario tenía varias escaleras hacia abajo para ingresar a La Limonada. 

Al llegar a sus últimos pasos, cuando ingresaba oficialmente al barrio, se le acercó un grupo de jóvenes pandilleros que querían saber el motivo de su visita.

Ashley usó su español quebrado para explicar que quería explorar el área. Los hombres se sorprendieron con su respuesta y querían saber más sobre ella. En la línea de la conversación, una vez que se estableció un intercambio estable, le preguntaron si le gustaría hacerse un tatuaje. Su reacción inmediata como forma de evitar conflictos fue decir “sí”, independientemente de sus vacilaciones.

Poco sabía Ashley que esto inició su membresía en el barrio de La Limonada. 

Después de su visita, Ashley sintió la necesidad de sumergirse en las experiencias que estaban viviendo muchos pobres, por lo que decidió mudarse a La Limonada por un año completo.

Durante su estadía en La Limonada, Ashley narra que experimentó guerras de armas en el área y varias personas en su vecindario fueron asesinadas.

Explica que es fácil que las personas sean acusadas de asesinato en el área incluso si no estaban en la escena del crimen.

Esta situación le sucedió a su vecina de al lado. Durante una visita nocturna, ocurrió un asesinato en la zona que generó falsas acusaciones que apuntaban hacia su vecina.

Ashley testificó ante las autoridades que ella y su vecina se visitaban en ese momento. Independientemente de su testimonio, su vecina fue enviada a la cárcel.

Ashley luego decidio visitar a su vecina en la prisión de mujeres donde expresó su preocupación y les preguntó a las mujeres en la cárcel qué podía hacer por ellas.

Las mujeres, dice Ashley, respondieron diciendo que les gustaría tener la oportunidad de trabajar mientras completan sus sentencias en la cárcel. 

La reacción de Ashley a su solicitud fue de confusión. Las mujeres le explicaron que era su derecho constitucional poder trabajar mientras estaban en prisión.

Ashley decidió aceptar la idea y les dijo a las mujeres qué podían hacer para obtener ingresos mientras estaban encarceladas.

Después de pensarlo un rato, las mujeres decidieron que querían aprender y producir productos de impresión. 

Ashley estuvo de acuerdo con este pensamiento y les preguntó cómo les gustaría llamar a la empresa de impresión a la que respondieron, “La Serigrafia de La Gringa”.

A lo largo de los años, Ashley pudo implementar un programa de trabajo y estudio para hombres y mujeres en las cárceles.

El programa consiste en terminar la escuela media, secundaria y / o escuela vocacional para aquellos que no pudieron terminar sus estudios.

El plan de estudios es impartido por mujeres encarceladas que han sido certificadas por el Ministerio de Educación de Guatemala y que califican para enseñar durante su tiempo en prisión. 

El programa ofrece un salario mensual de Q3,500 (quetzales) o alrededor de $ 400 que cumple con los salarios mínimos del país.

El programa de Ashley ha servido como un proyecto comunitario sobresaliente al ofrecer segundas oportunidades a hombres y mujeres dentro de la prisión.

Ashley dice que se sintió profundamente inspirada por los presos con los que ha trabajado y recientemente se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad Rafael Landivar en la Ciudad de Guatemala.

To read the story in English, please click this link: La Serigrafía de la Gringa (English version)

American - Guatemalan. Originally from South Florida with Guatemalan roots. Harvested as a woman of corn by a Mayan indigenous mother. Ana was raised in Lake Atitlan, Guatemala where she learned about the diversity of the Mayan culture. She is a lover of Latin American countries and their history. She has an interest in Indigenous Rights, Women's Rights, Migration, Guatemalan Politics, Gang Life, American Relations, and Interventions in Latin America.